Tere Céspedes

Entrevista a Tere Céspedes Barrio Roquetes, Barcelona. Dic-2007.
Tere Céspedes, está vinculada al barrio de Roquetes de Barcelona como vecina y profesionalmente lo estuvo participando en el Plan Comunitario y la asociación cultural Toni Guida. Actualmente trabaja en la Plataforma de Entitats i Veïn del Barri de la Mina. Participación, comunidad y barrio son conceptos que se barajan en la entrevista.



Ver mapa más grande

ROQUETES es un barrio de Barcelona perteneciente al Distrito de Nou Barris. Se encuentra situado en el extremo Noroeste de la ciudad. Sus limites son la Vía Favencia, los barrios de Trinitat Nova y Canyelles y la Sierra de Collserola.
El barrio tiene una extensión de 28 Ha y se caracteriza por sus fuertes pendientes debido a su proximidad a la Sierra de Collserola. Originalmente el lugar era conocido como Turo de les Roquetes y era una zona de bosques viñas y alguna casa de veraneo de vecinos de San Andreu.
El Barrio tiene tres zonas bien diferentes en cuanto a sus características tanto urbanísticas como sociales. La zona alta o núcleo originario del barrio formado por edificios de autoconstrucción; la zona intermedia formada por edificios de tres a cinco plantas diferentes y la zona baja de viviendas de promoción pública de unas dimensiones muy reducidas.


Relación de temas
Introducción personal y delimitación del barrio | Proyecto común | Comunidad | Barrio | Proyectos e inmigración | Participación | Identidad y espacios

Tere Céspedes Barrio Roquetes, Barcelona.

Introducción personal y delimitación del barrio.
Yo llegué al barrio de Roquetas a finales del 89, porque empecé a trabajar en el casal de jóvenes del barrio. Desde entonces hasta hace un par de años ha sido un barrio en el que siempre he vivido y del que he aprendido muchísimas cosas. Empecé trabajando allá pero después, de una manera u otra, siempre he estado vinculada al barrio a través de la asociación de vecinos y a través de un espacio cultural que se llamaba “Toni Guida”, donde nos agrupábamos diferentes asociaciones del barrio y trabajábamos en un proyecto común. Desde hace tres o cuatro años, desde el 2002, en Roquetas se inició un plan comunitario fruto de la petición del movimiento vecinal, de que hubiera un proyecto que en cierta manera estuviera reconocido también desde las propias instituciones para venir y hacer una intervención global en el barrio.

En Roquetas últimamente, en los últimos años ha venido mucha población de fuera, es un barrio donde, desde siempre la gente ha tenido relaciones como de pueblo, o sea, que hay un sentimiento de comunidad muy importante. Fruto de estas relaciones de pueblo y que además tiene un movimiento asociativo muy rico, es un barrio que tiene un proceso desde hace unos años de saber trabajar conjuntamente asociaciones, vecinos y grupos que, desde el punto de vista distintos confluyen en un proyecto común de barrio, y creo que eso ha sido una experiencia importante, que yo he tenido la posibilidad de compartir desde el punto de vista profesional y como vecina, pues porque yo ahora participo en la asociación de madres y padres de la escuela Antaviana, en la medida de lo que puedo, porque ya se sabe que hoy en día que los padres tenemos poco tiempo. En la medida de lo que puedo, estoy en la huerta de la escuela, que tenemos un huerto, y sigo vinculada a lo que se está haciendo, a través de la información que me llega por Internet de las cosas del Plan Comunitario, y porque yo, profesionalmente ahora, estoy trabajando para la plataforma de entidades y vecinos de otro barrio que se llama La Mina, que está en un proceso de transformación social también, y fruto de las relaciones que tengo con Roquetas, muchas veces hacemos cosas conjuntamente o intercambiamos experiencias, nos preguntamos los unos a los otros.
Como profesional aprendí muchísimas cosas sobretodo del movimiento
asociativo . Un movimiento que en Roquetas está también muy potenciado por la iglesia y que, bueno, también ahora tiene otras variantes, está todo el tema del Casal de jóvenes, donde se genera un trabajo muy importante con grupos, sobretodo con los latinos, con los jóvenes adolescentes latinos.
Puede haber desde gente cristiana, a gente más anarquista, pasando por gente que, ideológicamente tampoco se define como nada.

Proyecto común
Para mi, lo importante, es que hay un proyecto común de hacer barrio y de ver como también se incorpora a toda esta gente nueva que está llegando y que son nuevos vecinos, a la dinámica asociativa de l barrio.
Cuando hablamos de un proyecto común significa que, en torno a la educación, el tema de la salud, en torno al tema de qué espacio público queremos en el barrio, qué tipo de fiestas etc. que estas cosas se comparten, o sea, desde el plan comunitario se está haciendo un trabajo muy importante desde los profesionales de la educación y de los propios vecinos, para ver cómo se mejora la enseñanza pública en el barrio. Por ejemplo, en temas de salud, pues también, desde los profesionales conjuntamente con los vecinos se trabaja todo el tema de la prevención y de la promoción de la salud. Desde el punto de vista cultural, pues las fiestas tradicionales se organizan entre todas las asociaciones. También hay un proyecto que se llama “Toni Guida”, donde están participando, por ejemplo, La Xarxa de Intercambi de Coneixements, que agrupa a 200 personas, que de una manera voluntaria, lo que hacen es intercambiarse conocimientos, ciudadanos independientes que se juntan para aprender los unos de los otros.

Comunidad
Cuando hablamos de un proyecto común significa que Roquetas lo que quiere es un barrio con calidad de vida. Ha sido un barrio que durante mucho tiempo ha sufrido falta de recursos, todavía continua sin tener todos los recursos que necesitaría, pero que se ha mejorado fruto del esfuerzo de los vecinos y de los ciudadanos del barrio, para que los servicios que tienen en el barrio sean cada vez de más calidad.
Cuando hablamos de recursos, hablamos de que hoy en día, en el barrio hay muchos profesionales que, trabajando cada uno por su cuenta, no da tanto fruto como cuando se comparte, cuando se coordinan los diferentes profesionales para trabajar en torno a temas comunes.
En esta metodología de trabajo lo que se hace es diagnosticarlas necesidades del barrio. Estos diagnósticos se hacen a partir de la participación tanto de los vecinos, como de los profesionales que trabajan en el territorio, como de las propias administraciones. A partir de ese diagnóstico se elabora una propuesta de intervención, que es resultado de lo que entre todo el mundo se ha definido como las necesidades del barrio, y es a partir de lo que se trabaja.

Barrio
Para mi, un barrio vivo, es un barrio donde la gente se mueve, donde la gente se preocupa por las cosas que van más allá de las paredes de su casa. Para mi, un barrio es la capacidad que tiene la gente para entender y para vivir en lo cotidiano, desde el “sonríe a tu vecino”, que fue una de las campañas de Roquetas, o sea, lo que es la propia relación entre los miembros de una comunidad, pero también el hecho de preocuparme por lo que pasa en la escuela, por lo que pasa en el ambulatorio, por lo que pasa con los comercios del barrio.
Y mira que no es mi barrio de origen, pero yo siempre dije que Roquetas era mi lugar en el mundo. Yo cuando lo descubrí porque fui a trabajar a Roquetas, después opté por quedarme a vivir allí y ahora que no estoy, he intentado seguir vinculada a través de la escuela donde llevo a mi hijo para no perder la relación, pero si, a mi es un barrio que me ha dado identidad, porque desde el primer momento que llegue me sentí bien acogida y he participado activamente en la vida social del barrio.

Proyectos e inmigración
En Roquetas el año pasado, desde un grupo de mujeres que estaba vinculado a la asociación de vecinos y al plan comunitario, y que muchas de ellas eran madres que participaban en las escuelas de una u otra manera, se hizo un proyecto de mujeres, porque entendíamos que en las familias que llegan de fuera, que llegan a barrio, la mujer es el pilar fundamental que establece las relaciones en el barrio. O sea, quien establece de relaciones públicas y sociales en el barrio son las mujeres fundamentalmente. Son las que buscan la escuela del niño, son las que van a comprar a la plaza, son las que van al ambulatorio. Los hombres también, pero por lo general el hombre es el que se va y vuelve al barrio después de trabajar. Fue un proyecto en el que hablábamos de que las mujeres, a través de la escuela, a través de las asociaciones de padres y madres sobretodo, pero también a través de la escuela hacer un trabajo para acercarnos a las mujeres que acaban de llegar al barrio.
Pusimos un mapa muy grande del mundo e hicimos que cada una saliera a decir de donde venía, y entonces con unas cintas de colores, desde Barcelona, que era el punto donde estábamos todas, salían cintas que iban hacia todas las partes del mundo, había gente de África, había gente de Rusia, gente de América latina, y nos conocimos, fue como de repente, pues esto, un intercambio de “hola”, de presentaciones y a partir de ahí mejoran las relaciones entre las mujeres, en la propia puerta de la escuela, o por el barrio.
Yo creo que es un barrio Roquetas, donde la gente sabe acoger, la convivencia es uno de los pilares centrales que se han de trabajar. Y veo que tiene muchísimas potencialidades.
Con la llegada de gente de otros países, lo que veo es la potencialidad de poder aprender cosas nuevas a todos los niveles, desde gastronómicas, musicales, experiencias distintas, formas de vida distintas.

Participación
Pienso que la participación pasa por que en la cotidianeidad de cada día, la gente que vivimos en nuestros barrios, nos preocupemos por mejorarlos y nos asociemos con otras personas para trabajar en la mejora de las condiciones de vida de todos. La participación no es el delegar el poder en las administraciones. Creo que cuanto mas fuerte tengamos la sociedad civil en asociaciones, en grupos, en gente que trabaje desde temas de ecología, como temas de educación, como temas culturales, cuanto más gente haya que tenga capacidad conjuntamente, viviremos en un país más democrático, porque creo que, a veces, caemos en el error de pensar que las administraciones son las que han de resolver los problemas de todos, y es evidente que tienen que responder para resolver los problemas que son de todos, los públicos, están para gestionar lo público, pero que no confiemos que será por ellos que se arreglaran las cosas, siempre se han arreglado las cosas porque desde la ciudadanía se ha exigido que se arreglaran las cosas. Yo siempre digo que nunca nos han regalado nada a los trabajadores, en este caso Roqueta es un barrio de trabajadores, y todo lo que se ha conseguido ha sido por el esfuerzo y por la lucha vecinal, de gente que en otros momentos y ahora, lo que hacen es estar preocupados y negociar con quien tengan que negociar para conseguir lo que realmente les hace falta.
Pienso que ahora la participación ciudadana tiene que pasar por ser más activo en la definición de cómo nos gustaría que fueran las cosas.
Es que tengamos la capacidad nosotros de decidir en qué ciudades queremos vivir, que no nos digan cómo debemos vivir.

Yo creo que los barrios que están en las mejores condiciones para trabajar la convivencia son los barrios que tienen una vida asociativa importante. Porque las asociaciones, siempre que trabajen hacia fuera, no que trabajen como grupos cerrados, pero las asociaciones generan la posibilidad de encontrarse con el otro, a partir de acciones que se hacen en la calle a partir de las fiestas, a partir de charlas, a partir de hacer cosas en el centro cívico del barrio, o sea, cuando un barrio está dotado de redes a nivel cultural y a nivel asociativo, o sea, que hay riqueza, es más fácil poder conectar con la gente que llega nueva y poderla invitar
a que participen del movimiento ciudadano.

Identidad y espacios
Roquetas es un barrio de autoconstrucción. De hecho, la gente que llegó allí en los años sesenta construyeron las canalizaciones, y eso generó muchas relaciones de solidaridad, de complicidad entre la gente y la gente se conoce.
Hay varios espacios, para los jóvenes un punto de referencia es el Casal de joves, el circo es un elemento que también le ha dado mucha vida al barrio, tenemos la escuela de circo y el Ateneo, que lindan allí en el barrio, y eso ha generado unas dinámicas muy interesantes de dentro y fuera, gente que viene, gente que se va.
También está la asociación de vecinos y la plaza que tiene delante que es el espacio de encuentro en las fiestas mayores y en los actos así más grandes.
En el mundo del deporte hay mucha gente que tienes sus puntos de referencia en el barrio, pues porque allí se puede hacer fútbol, está la piscina, bueno, en fin, depende de lo que hagas, el Toni Guida es un espacio cultural muy importante. Se consiguió que se arreglara, porque aquello era una escuela vieja. Las asociaciones lo pidieron como espacio, como un centro cultural para las asociaciones y para el barrio.

Comments are closed.