José Murillo Tejada

Entrevista a José Murillo Tejada Barrio La Florida, Hospitalet de Llobregat. Ene-2008.
Párroco de la parroquia Mare de Déu de la Llum en el barrio de la Florida de Hospitalet de LLobregat. En la entrevista se abordan cuestiones referidas a la primera inmigración de los años 60 en el barrio, los espacios de diálogo, convivencia y la mejora del entorno caracterizado por ser un bario obrero. Se pone de manifiesto las diferencias culturales de la inmigración actual como elemento que dificulta la continuidad de estos espacios de diálogo en los que la parroquia actuaba como lugar común. Se ponen en evidencia los aspecto de mejora del entorno urbano.



Ver mapa más grande
LA FLORIDA. HOSPITALET DE LLOBREGAT
La Florida es un barrio del Distrito IV de Hospitales de Llobregat. La Ciudad de Hospitalet esta formada por 6 distritos y 17 barrios en total. La ciudad tiene una extensión de 12,49 km2 y 260.041 habitantes.
La ciudad esta asentada en la plana litoral entre el margen izquierdo del río Llobregat y Barcelona. La Florida Antes de los años 50 el lugar era una zona de cultivos y de viñas. El nombre del barrio proviene de una gran casa en la que se cultivaban flores para jardinería
Población actual. 28.531 personas.


Relación de temas
Introducción personal e implicación en el barrio | Primera inmigración en La Florida | Diferencias entre la primera inmigración y la actual | El problema de la vivienda | Mejoras en el barrio | Espacios para el encuentro | La parroquia lugar de acogida

José Murillo Tejada La Florida, Hospitalet de Llobregat.

Introducción personal e implicación en el barrio
Yo llegue a Barcelona por una causa circunstancial. Mi destino no era Barcelona, pero mis padres vinieron por aquí, mi padre cayó enfermo y estas cosas que se van alargando y cuando me di cuenta ya estaba enredado aquí en el barrio de La Florida, por supuesto yo diría que también está dentro del marco de la inmigración de los años sesenta, setenta, llegue en el sesenta y seis, al final, e inmediatamente me vinculé a la parroquia pero, sobretodo, tenía como muy claro el conectar con el mundo de la inmigración, el mundo trabajador, el mundo obrero ya que procedo de ambientes obreros.
En principio no me fue fácil, fueron los años aquellos difíciles, de final de la dictadura, y de la transición y no era fácil ponerse a trabajar, sobretodos los sacerdotes, en empresas y demás. Solicité varias entradas en algunas empresas, en principio lo veían, lo aceptaban, pero cuando ellos se dieron cuenta de que, ¡hombre!, era sacerdote, pues podría ser administrativo. No se por qué tenían cierto miedo a que los curas trabajaran y esta fue la razón de que no hubiera posibilidad de trabajar en la empresa. Entonces me dediqué a la enseñanza, primero porque me interesaba también conectar con la juventud, estuve mucho tiempo en la básica, me vinculé al campo de la enseñanza, pero también en aquel momento era un campo muy conflictivo, de hecho hubo problemas, se especuló mucho con la enseñanza, de tal manera que, este barrio que en un principio se había creado para unos siete mil habitantes, de la noche a la mañana pasó de los cuarenta mil.
Entonces empecé a trabajar en la primaria y después, cuando tuve oportunidad, pasé al instituto Torres i Bages de aquí de Hospitales. Aquí en el barrio había un centro social muy reivindicativo, y ahí me metí de lleno, negociando los problemas de entonces, claro, había escasez de centros cívicos, la sanidad bastante mal. Debido al centro pudimos montar un dispensario, un gabinete de abogados con el fin de trabajar y conocer el barrio de lleno, sobretodo el campo de la inmigración que quedaba muy vinculado a la parroquia. Es lógico que cuando se llega de fuera y sobretodo la gente sencilla, pues se busca un punto de referencia y la parroquia siempre fue, no solamente esta, sabemos que en el pueblo siempre la iglesia ha sido un punto de referencia y aquí lo era también con mayor motivo, es donde venían a informarse, a preguntar, conectar con alguien porque todos los principios han sido duros y entonces también lo era.

Primera inmigración en La Florida
Nos encontramos ahora en un barrio distinto, ha cambiado, pero cuando yo llegué fueron aquellos aluviones de gente joven de Andalucía, Extremadura, Galicia, de todas las regiones de España. Entonces yo intenté pues meterme con ellos en los bares, en el trabajo, en la calle, para ver la realidad de la persona, del trabajador y del mismo barrio.
Fue el momento aquel que empezaron a salir de los pueblos, los pueblo se diezmaron, sobretodo hubo algunas economías o regiones de entonces que quedaron diezmadas, sobretodo el sur de España, Andalucía, Extremadura, donde había los grandes latifundios que todo estaba en manos de cuatro o cinco, como se decía de Extremadura es tierra rica hombres pobres, porque la mayoría del proletariado no tenían nada. La salida emigración fue una solución, no solamente la interna, también la externa, Alemania, Francia.

Diferencias entre la primera inmigración y la actual
La diferencia yo diría que era más fácil conectar, ahora cuesta, porque a pesar de que uno se esfuerza en querer compartir con las personas de diferentes países, no es fácil, por una parte y por otra, distintas culturas, en el barrio tenemos distintas leguas, distintas religiones, esto ha cambiado mucho.
Hay dos sectores, en el que estamos ahora hay gran cantidad latinoamericanos y en el barrio de los bloques, La Florida, hay más bien, magrebíes, distintas lenguas y religiones. De todos modos, en el trato que yo he querido tener con ellos, no me he fijado en diferentes religiones y lenguas, sino intentar conectar, pero si que hay diferencias entre antes y ahora. Entonces se creó un barrio joven que al pasar los años se ha envejecido, pero se ha iniciado esta nueva inmigración, pues tuvimos hace unos diez o doce años que pocos niños se veían por la calle. Yo recuerdo cuando empecé en la enseñanza, en las academias, las clases eran reducidas de espacio pero muy densas de alumnos, sala reducida con sesenta, setenta alumnos y llegó un momento que aquello cambió, y las clases se quedaron vacías, ahora, con la nueva inmigración las clase se ven llenas.

El problema de la vivienda
Lo que siempre solucionó el problema, entonces y ahora, fue la construcción, porque en realidad el personal que vino y que viene ahora, no era personal cualificado, eran trabajadores, peones, paletas y demás.
Por aquí vienen muchos, pasan mucho, pero sólo buscar aquello que necesitan, entonces pues no hay una conexión durante el día y en el barrio, se ve algo en lo que yo estoy en contra, que son los guetos que aparecen de latinoamericanos por un lado, españoles por otro.
El problema de la vivienda fue siempre, pero ahora mucho más, y claro, algo que sabe mal, es que hoy día están explotados por ellos mismos, de tal manera que el que tiene papeles alquila el piso y allí realquila por una cantidad impresionante.
Yo recuerdo que cuando vine los sueldos eran bajos, pero, a lo mejor, por trescientas mil pesetas comprabas una vivienda, tenías un piso, pero es que ahora es difícil, porque la vivienda ahora se te pone por cuarenta, cincuenta, sesenta millones para arriba.
Otras de las grandes diferencias es que, claro, somos de diferentes culturas, unas diversiones muy distintas, hoy yo diría que la gente autóctona se queja de la situación que crean, la forma de vivir, el comportamiento, esto quizás antes no era.
Yo diría que si aquel barrio hubiese continuado como era, si no es por la nueva inmigración que ha habido, sería un barrio envejecido totalmente.
De hecho siempre fue difícil conseguir en Hospitales y en el barrio la vivienda a pesar de que lo preferían estar con la familia, pero no fue fácil. También es verdad que se fue creciendo económicamente, se fueron superando y preferían otra calidad de vivienda, y a o mejor en pueblos cercanos, limítrofes, San Vicenç dels Horts, San Baudilio, San Feliu, además de que la vivienda era mejor, pues conseguían tener también parquing, en fin, otra distinta forma de vivir. Los de entonces, el que puede marchar se marcha, y las viviendas son ocupadas por la nueva inmigración que tenemos.

Mejoras en el barrio
El barrio estructuralmente, yo digo que ha ganado, incluso en cuestión de comunicaciones, cuando yo llegué aquí sólo había un servicio de autobús que iba de La florida al metro de Santa Eulalia. Mejora de enseñanza, mejora de cuestión médica, ha ganado mucho.
El conflicto se agrava cuando hay una densidad inmensa de habitantes que llegan y claro, todos tienen que reducirse a la vivienda y demás, pero yo creo que se ha reestructurado el barrio con nuevos organismos y esto es una realidad que ha mejorado.
Aquí en La Florida, no es porque yo esté interesado, pero siempre fue un punto de encuentro la parroquia, la puerta de la parroquia, después tenemos, por ejemplo, el mercado de La Florida, que tiene un renombre, el Casal dels Avis, la biblioteca, siempre han sido puntos de encuentro.

Espacios para el encuentro
Bueno, en este aspecto yo diría que se necesita algo más, lugares donde la juventud se pueda encontrar y puedan tener diálogos, charlas, hace falta, esto hace falta.
Yo ahora mismo ya no se de donde soy, yo diría que me siento muy unido a Hospitalet, la mayor parte de mi vida ha sido aquí, me vine recién acabada la carrera con veintisiete años y ya voy por los setenta y dos y aquí estoy, quiere decir que ha sido un poco, casi, mi lugar de realización en la vida, de trabajo, para mi ha sido todo. Este verano tuve la oportunidad de pasar por mi pueblo, donde yo nací, y me veía como un extranjero y me veían como a un extranjero. Voy muy pocas veces, esa es la verdad, y siempre mi punto de referencia y de encuentro y de relaciones es Hospitales, y dentro de Hospitales La Florida.
Francamente yo tengo la esperanza de que en La Florida sea un barrio digno porque va de cara a ello, yo creo que esto ha cambiado mucho, yo siempre lo digo, a veces se lo ha dicho a los políticos, de que ciertamente se ha hecho mucho, es verdad, pero se ha de hacer más, no nos podemos dormir en los laureles, yo creo que se puede conseguir mucho más.

La parroquia lugar de acogida
Aquí casi los primeros pobladores del barrio fueron empleados de la Fuerzas Eléctricas de Cataluña, de FECSA, entonces la compañía se comprometió a hacer la parroquia, la casa parroquial y debido a esto, el nombre de la parroquia le viene de aquí, de la luz, Nuestra Señora de La Luz, viene precisamente porque fue esta donación de Fuerzas Eléctricas de Cataluña.
Yo vengo dentro del marco de la inmigración, yo estuve de párroco en un pueblo de Badajoz de donde nunca pensé que fuese a salir tan rápido pero las circunstancias fueron así. Mucha gente, esta fue la primera sorpresa que tuve y es que uno de los domingos que yo estaba bautizando veo que el cincuenta por ciento me conocen y que eran de allí. Ya os he dicho antes que siempre la parroquia era un punto de referencia y en aquellos tiempos más. Lo que pasa es que una vez que uno venía pues luego uno ya se iba separando y apartando, pero ciertamente siempre ha sido un vínculo. Incluso, no se si habéis leído algo, el lema que nosotros cogimos hace dos años, cuando se celebró el cincuenta aniversario era “compartint i acollint continuarem fen camí” compartiendo y acogiendo continuaremos haciendo camino, porque siempre ha sido conocida como una parroquia acogedora.

Comments are closed.