Xavi Pérez

Entrevista a Xavi Pérez. Actualmente dirige el centro social Cal Ninyo en Sant Boi de Llobregat y es miembro fundador de la asociación Artibarri. Nos introduce en el tema del papel de la cultura en el contexto de los barrios. Su labor como gestor e impulsor de proyectos en los que se combina la dinámica de acción social con proyectos culturales abordados desde una perspectiva amplia. El arte como mediación y el artista como agente al servicio de objetivos que persiguen la transformación social. Proximidad versus aproximación, inmediatez versus proceso, son algunos de los conceptos que se tratan en el vídeo.



Relación de temas
Equipamientos culturales y barrio | Cultura | Tejido urbano en San Boi | Inmigración | Art i Barri | Proximidad versus aproximación | Cohesión social, participación, sostenibilidad

Xavi PézezCal Ninyo en Sant Boi de LLobregat y otros proyectos culturales desplegados en distintos barrios.

Equipamientos culturales y barrio
Hombre, yo lo que diría, por ejemplo, que me parece interesante del trabajo que estamos haciendo aquí, dos cuestiones, una es respecto al Centro Cultural de aquí (Cal Ninyo), al centro digamos de referencia a nivel de barrio, me parece muy interesante esta idea de que sea como una especie de organismo viviente, como un ser vivo, un espacio que se desarrolla, que crece, que evoluciona en función del movimiento interno, de los inputs que provienen de la propia gente que está implicada en el proyecto. Se produce una química interna que muchas veces lo que acaba trayendo como consecuencia es reinventar el espacio de alguna manera, y eso a veces trae muy agradables sorpresas.
Y luego, por otro lado, me parece también muy importante, el estímulo, el desarrollo consciente de las redes sociales dentro del barrio, dentro de la ciudad. Por ejemplo aquí, pues a través del Consell de Barri, un espacio donde se encuentran las entidades de barrio, y donde hablan de los temas que tienen que ver con la ciudad y también con el barrio, es un buen espacio para captar, para intercambiar, relacionando grupos, relacionando gente, ideas, y por ejemplo, unas de las cosas que estamos haciendo aquí, ya desde que inauguramos este centro aquí en “Cal Niño”, ha sido precisamente promover que la gente, las entidades, las asociaciones, la gente que está haciendo cosas aquí a nivel personal, se relacione, y a partir de esa relación salgan cosas, y eso es algo que lo estamos promoviendo desde el principio. Nos situamos no delante, si no al lado de la gente. De cada situación en la que te encuentras sacar un provecho desde ese punto de vista, por ejemplo: las fiestas, cuando organizas fiestas, pues todas esas actividades dentro de las fiestas generan la necesidad de que la gente se encuentre y se relacione, y entonces ahí ese es un espacio para después trabajar otro tipo de temas, o poder incluso, si hace falta, poner de manifiesto el conflicto o las problemáticas que puedan salir. Se trata de tener en cuenta todo ese flujo de movimiento de gente e intentar ser receptivos para incorporar a esa gente a los procesos que tienen lugar, que tienen marcha en el equipamiento o en relación del equipamiento con el barrio.

Cultura
Bueno la cultura adquiere un carácter holístico, adquiere un carácter amplio, que acoge al conjunto de actividad humana, en este sentido la cultura tiene un carácter de espacio de encuentro a partir de lo que sería la propia actividad de la gente, de los vecinos del barrio.
Me refiero un poco a esa cuestión, romper incluso las barreras interdisciplinares, interdepantamentales incluso, buscar el punto de encuentro, porque además la dinámica de barrios es una dinámica relacional básicamente, es una dinámica micro, eso tiene sus ventajas, la gente se conoce más o menos, la gente identifica las calles, identifica los comercios, identifica la vida, e identifica también las problemáticas y todo eso forma parte de la cultura de la ciudad.
Nos interesa encontrar puntos de de conexión entre lo que es el barrio, las cosas que tienen lugar en el barrio, pero también el barrio respecto a la ciudad., por lo tanto, en ese sentido, respecto a lo que sería el equipamiento pues también juega un rol dentro de la ciudad, y esperamos, deseamos que en algún momento sea capaz de jugarlo fuera de la ciudad, dentro de la comarca.

Tejido urbano en San Boi
Aquí, por ejemplo, en Sant Boi los barrios se han configurado sobretodo a través de lo que serían tramas urbanas, muy concretas, muy definidas, y muy delimitas. De redes viarias que de alguna forma delimitan polígonos de viviendas, sería el caso de Cooperativa, de Casa Blanca, de Can Blanc. Espacios de trama mucho más densa, de eixamples, sería el caso de Marianao o Vinyets. Luego hay esta zona de barrio Centro que, por ejemplo, aquí en Sant. Boi que tiene una parte que reúne todo lo que sería el núcleo antiguo, que está muy preservado, que es un núcleo antiguo de los más importantes de la zona, de la comarca, y eso de alguna forma ya le da carácter, la gente identifica ese núcleo antiguo muy fácilmente.
Creo que si, el barrio para mi es un elemento, es una unidad geográfica y simbólica muy importante. Por ejemplo aquí, el barrio Centro de Sant Boi ,en cierta forma, recoge mucho de la historia, de las tradiciones, de la forma de pensar que está todavía instalada en el imaginario de mucha gente. Hay barrios que, en ese sentido, es muy difícil que pierdan ese carácter.

Inmigración
En las jornadas de Art i Barri que hicimos la semana pasada en el barrio de Ciutat Meridiana, en Barcelona, y bueno, aquella explosión que hubo con el concierto de hip hop, con los grupos latinos, pues ahí ves que hay una nueva vida. Estamos hablando de movimientos humanos que se han instalado en esos barrios muy recientemente, en muy pocos años, con un crecimiento muy, muy alto, y lo que percibimos es que en esos barrios que se está produciendo ese crecimiento tan alto de población que viene de fuera, en muchos casos no están, pero vamos, para nada preparados para enfrentarse, desde muchos puntos de vista, a los retos que eso supone. Con ese contexto de más del treinta, cuarenta por ciento de inmigrantes que, muy recientemente en muchos casos, han llegado, con todas las problemáticas asociadas a esas dificultades a nivel de tejido, a nivel de lo que el barrio pueda estar preparado para atender esas nuevas problemáticas, nos hace pensar a todos en el símil de Francia, de París.
Si no se le pone ahí energía, esfuerzos a acompañar ese proceso de cambio que se está produciendo, pues lógicamente vamos a encontrarnos con un problema bastante gordo.
En este sentido yo lo diría de una forma muy tajante, no se está haciendo bien.
El remedio pasa por recursos básicamente, y por una reordenación, una reestructuración muy importante que tenga en cuenta todos los agentes y todas las diferentes problemáticas que tengan lugar en ese lugar, en ese barrio.
A mi me recuerda un poco los movimientos de los años setenta en el Harlem, o en los ochenta con el Hip Hop. De alguna forma, pues si, hay algo ahí que está naciendo, hay nuevas expresiones, hay nuevas identidades que están forjándose, muy bien, pero es que debajo de eso, lo que hay es mucha miseria, muchos problemas, a nivel de necesidades básicas no resueltas. Hay barrios que no resolvieron nunca esas necesidades, y ahora mismo, ante una mayor densificación, ante un mayor uso, pues se están enfrentando a situaciones que ponen en riesgo lo que puede ser en un futuro temas tan básicos como pueden ser la convivencia, el desarrollo del lugar.

Art i Barri
Art i Barri nació de la necesidad de establecer redes, de trabajar en redes, de conocer lo que se está ocurriendo en otros lugares de la geografía catalana.
Proyectos artísticos que tiene en cuenta la participación como un elemento cualitativo, un elemento clave dentro del proceso creativo. Que el proceso creativo forme parte de una estrategia de intervención, en este caso comunitaria, social, para ir más allá, para ir a la resolución de una problemática que previamente haya sido identificada.
Yo desde el primer momento estuve apoyando esta iniciativa, empezamos en el año 2001 a través de una propuesta que nació de la Fundación Bofill. A mi me interesaba mucho qué estaba pasando en otros barrios, de qué forma, en otros lugares, se estaba trabajando con el mismo espíritu. Entonces fue muy grato ver que había gente que estaba trabajando el tema de la colaboración social, gente que estaba trabajando el tema del arte en la calle, gente que estaba trabajando el teme de la música, el tema de la poesía, como un medio para ir hacia una mejora social, a una transformación social.
Art i Barri, de alguna forma en estos momentos, aglutina básicamente lo que son agentes que intervienen en el territorio desde distintas posiciones, no desde una en concreto. No hay una adscripción a un territorio, recoge un abanico amplio de posibilidades, incluso en Art i Barri, también hay personas que a título individual, artistas por ejemplo, pues están desarrollando proyectos en territorios diversos, o incluso hay grupos locales que nacen y mueren y se desarrollan y cambian.
El producto artístico es un medio para una finalidad socia. Esto tiene un fuerte carácter político, porque en el fondo, lo que persigue es una idea que tiene que ver con la democracia, lo que se denomina democracia cultural, que tiene un fondo, un marcado carácter político. Por supuesto que no deslegitima las propuestas artísticas por si, que buscan la estética, no deslegitima eso, pero si que reclama, reivindica un papel para el arte, y un papel también para el artista, que vaya más allá de eso, y que en este caso se sitúe en una posición de acompañar como un agente más, acompañar los procesos de cambio y transformación social. En este sentido el rol del artista no es el rol de la persona que lleve su arte al barrio y que de alguna manera transforme al barrio con su arte, si no que trabaja para que el barrio, en este caso la comunidad o las personas que participen en un proyecto artístico, sean ellas las participantes con una calidad en esa participación hacia conseguir un producto artístico final. Que en fondo lo que persigue es la construcción o la reconstrucción de la ciudadanía en base a una ciudadanía activa, participativa, comprometida, y de alguna forma, una ciudadanía que encuentre un vínculo entre la política la sociedad, la cultura y todo lo demás.

Proximidad versus aproximación
La ley de Barrios, desde el punto de vista cultural, yo creo que de la forma que se está aplicando y también de la forma en que el discurso está instalado en algunas de las instituciones que apoyan la ley de barrios como pueden ser las diputaciones provinciales, los ayuntamientos, o incluso la propia Generalitat, creo que hay una cierta confusión ahora mismo. Cuando hablamos de políticas de proximidad, proximidad digamos que sería un elemento clave en lo que sería el desarrollo de las políticas públicas en los barrios, yo creo que hay una confusión puesto que políticas de proximidad, en muchos casos, más que proximidad lo que quieren decir son políticas de aproximación de la administración a los territorios, en este caso a los barrios. Por lo tanto son políticas que lo que buscan, lo que persiguen es que la representación de lo que el ayuntamiento, en este caso, o de las instituciones públicas en los barrios sea mayor. Pues eso, de alguna forma, subyuga lo que podría ser el desarrollo de una dimensión más comunitaria. Y cuando me refiero a una dimensión más comunitaria de lo que sería esa perspectiva de proximidad en el entorno de los barrios, me estoy refiriendo comunitaria en el sentido en que no solamente la administración, también los diferentes agentes sociales, culturales artísticos, económicos etcétera, que comparten ese espacio de la comunidad, del barrio, puedan construir conjuntamente su futuro. Por lo tanto, yo creo que es muy importante en este caso que, a la vez que se promueven políticas de aproximación de la administración y de los servicios públicos a los barrios, también se promuevan políticas más igualitarias, más de base, más horizontales dentro de esos mismos barrios, y eso se tiene que reflejar en cosas concretas, por ejemplo, en la participación de los ciudadanos en cosas tan básicas como puede ser la propia gestión de los servicios. Se produce ahí un crecimiento a nivel cualitativo, de calidad de esa ciudadanía responsable y corresposable respecto a las políticas que se están creando en su barrio. Eso tiene que ser un elemento clave para el desarrollo, también si realmente queremos dotar a esos barrios de esa perspectiva de proximidad, en ese aspecto, mucho más amplio que el que acaba siendo en muchos casos.

Cohesión social, participación, sostenibilidad
Creo que todos los conceptos, todos los que se mueven en este entorno son muy, muy, muy complejos, se pueden moldear perfectamente. Hay uno en concreto que es muy en ese sentido, es como un cajón en el que lo metes todo, que sería el de cohesión social, que también está ahí y seguro que lo vamos a ver en todo s los proyectos de la Ley de Barrios. Yo creo que tanto el de proximidad, como el de cohesión social, es un error plantearlos porque son demasiado confusos. Y otros conceptos como pueden ser el desarrollo de políticas colaborativas, me parece un concepto en auge, que tiene que calar más, porque, de alguna forma, plantea una metodología de trabajo muy diferente. Facilitar esos espacios de trabajo conjunto sería ese espacio colaborativo.
Y luego hay conceptos muy complejos también, como la participación. Es evidente que ahora mismo hay una crisis por una saturación de una serie de procesos participativos que no tienen mucho sentido, porque en muchos casos están mal concebidos.
Por eso todos estos conceptos acaban siendo recursos que justifican, que pretenden justificar esas intervenciones. La sostenibilidad por supuesto es un criterio muy utilizado. Luego hay otra sostenibilidad que yo creo que ó no se tiene en cuenta, ó si se tiene en cuenta es un desastre, y son los procesos, la sostenibilidad de los procesos. O sea, procesos por ejemplo, como un plan comunitario, como pueda ser un proceso a través de un proyecto artístico, o a través de algo que de alguna forma se trabaje a nivel de barrio para una mejora. Muchos de esos procesos tienen una vida muy limitada, en muchos casos un año, unos meses. Y yo creo que eso viene también motivado por la dificultad, desde las propias administraciones promotoras en muchos casos de esos procesos, de entender, constituir, crear también estructuras estables que den continuidad a esos procesos. Si se tuviese en cuenta, a la hora de desarrollar esos procesos en el territorio, en los barrios, la forma de vincular esos procesos con el desarrollo de estructuras estables, que en muchos casos se trata de poner en contacto, en asesorar y en acompañar, esas estructuras para, precisamente, buscar esa estabilidad, las cosas cambiarían.
Por una parte recursos, servicios, proyectos, iniciativas. Por otra una realidad, sector asociativo en claro retroceso, la participación que cae también por muchas razones, por el excesivo uso que se ha hecho de ella.
El contexto general es un contexto de preocupación, por lo tanto, ojo con las dinámicas, con esas políticas de ciudad, si no se tiene en cuenta de una forma sostenible, de una forma de respeto a todas esas políticas, a todas esas acciones de escala barrio.
Están proliferando precisamente guetos, espacios que no están resolviendo sus problemáticas a nivel de barrio y por otro lado nos encontramos con ciudades como Barcelona que se convierten en un gran escaparate mundial del turismo.
Encandilarse de alguna forma con ese éxito de la ciudad y del el prestigio de la ciudad en el mundo, en el caso de Barcelona, sin tener en cuenta, por ejemplo, la realidad de los barrios y en este caso el desarrollo de las dimensiones de barrio, es un grave error, y eso se está produciendo.

Comments are closed.