Fanatic Sport

Fanatic Sport. Gaspar Maza | Ramon Parramon

Introducción

En el estado español entre los años 1970-1980 se produjo un cambio del modelo deportivo que tuvo que ver especialmente con el desarrollo y afianzamiento del denominado estado de bienestar[1]. Así, tras la transición democrática se pasó del deporte tradicional de los clubs y las federaciones (ámbitos de deporte de competición básicamente) al inicio del modelo de “deporte para todos”, al desarrollo del fitness privado, al deporte como salud y calidad de vida, al auge de las carreras populares…. El deporte se extendió a personas y colectivos antes no contemplados como deportistas; se alargó la práctica deportiva hasta edades más avanzadas; los municipios desarrollaron concejalías de deporte y las políticas de instalaciones deportivas municipales pasaron a ser una parte básica de los programas políticos de los partidos tanto de derechas como de izquierdas.

Tomando el ejemplo de la ciudad de Barcelona podemos ver como entre los años de 1980-2000 se popularizó el denominado “modelo Barcelona” sobre el que giraron una buena parte de las transformaciones urbanísticas de la ciudad. Uno de los pilares ideológicos del mismo fue el deporte y los eventos relacionados con el mismo. La nominación como sede olímpica en el año 1982 y celebración de los juegos en el año de 1992, ayudaron a generar nuevas instalaciones deportivas así como infraestructuras viarias, de telecomunicaciones, nuevos servicios…..

La elaboración en el año 2002-2003 del denominado Plan estratégico del deporte vino a significar un paso más en el reconocimiento del deporte como un elemento fundamental en el desarrollo urbano. Desde éste plan el deporte pasó a reconocerse y a promoverse como una parte muy importante de la economía futura de la ciudad. Atraer turismo mediante la organización de deporte de alta competición, captar competiciones, eventos internacionales, empresas de servicios…etc. En lo social el deporte pasó a ser considerado como una buena herramienta para la construcción y cohesión social del conjunto de la ciudad.
Un último punto de importancia para la culminación de este proceso ha sido la denominación del actual año 2007 como el año del deporte en la ciudad de Barcelona.

Puntos de partida y objetivos
Todo este aumento de infraestructuras por un lado, eventos relacionados con el deporte por otro, políticas deportivas…., ha tenido como resultado algunos cambios de hábitos, aptitudes y costumbres sociales relacionadas con el deporte que nos ha conducido a plantearnos una investigación en la que reflejar algunas de estas circunstancias desde una perspectiva microsociológica, en forma de audiovisual y aunando nuestras formaciones respectivas como son la antropología y las artes visuales.

Así uno de los primeros objetivos de esta trabajo ha sido intentar mostrar como esta esfera deportiva que hemos resumido a grandes rasgos estaba siendo apropiada, reapropiada, rechazada, contestada o reinterpretada por el público que a través de algún tipo de práctica deportiva también participa de la misma aunque desde planos muy diferentes a los de políticos, organizadores o deporte en sentido más tradicional.

Nos ha interesado por lo tanto investigar y representar en definitiva como es vivido y experimentado el deporte por parte de deportistas que no son profesionales, por parte de personas que unas veces son solo espectadores pasivos o simplemente interlocutores que usan el deporte como discurso y vehículo de relación social cotidiano o que en otros casos más extremos se convierten en practicantes asiduos llegando a grados fanáticos.

Un segundo objetivo de este trabajo ha sido el de dar una continuación al proyecto “habitus” del año 2004 [2] en el que investigamos el tema de la vivienda y los usos sociales de la misma en torno a este concepto elaborado por Pierre Bourdieu y que ahora investigamos desde la perspectiva del deporte.

Así en este proyecto siguiendo a P. Bourdieu[3] entendemos el “habitus deportivo” como la conexión entre lo externo y lo interno, o la forma en como es vivido y experimentado- en este caso el deporte- por personas y deportistas muy diferentes. La consolidación de este tipo de “habitus” al igual que el de muchos otros, conlleva análisis, dedicación, reflexión, comparación que en algunos casos puede conducir hasta el fanatismo lúdico. Algunas muestras del mismo pueden ser por ejemplo la gran cantidad de datos que manejan los aficionados al fútbol sobre resultados alineaciones, conflictos aspiraciones de su club preferido o de los contrarios.

El concepto de “habitus” en su relación con el deporte también conlleva un tipo especial de representación a modo de performance. Uno de los ejemplo de esta “performance deportiva” usada tanto por los profesionales como por los aficionados es lo que ambos denominan “ rutina”. Esta es una acción cotidiana que cada persona finalmente decide aplicar, llevar a cabo o reinterpretar de una manera particular a la hora de hacer deporte. En las practicas deportivas en el espacio público se pueden observar y obtener muchos ejemplos de esta “rutinas” lo que nos viene a confirmar lo que Pierre Bourdieu definía como “habitus” es decir “ las formas a la vez objetivas y subjetivas de hacer y de entender las cosas”.

Finalmente en este trabajo hemos querido acercarnos a un tercer tema como es el de la identidad. El sociólogo Manuel Castell[4](2003) nos definió la identidad en relación a la época actual como “el proceso de construcción de sentido atendiendo a un atributo cultural, o un conjunto relacionado de atributos culturales, al que se le da prioridad sobre el resto de las fuentes de sentido.” A la vez que esta definición el autor nos propone tres formas de identidad en relación a la época actual ; por un lado nos encontramos con un tipo de identidad “legitimadora” es decir aquella producida por las instituciones dominantes de la sociedad: iglesia, sindicatos, partidos, cooperativas, asociaciones. Otro tipo de identidad denominada de “resistencia”, que se corresponde a la generada por los actores que se encuentran en posiciones devaluadas o estigmatizadas. Como ejemplos de la misma podrían considerarse el nacionalismo, el fundamentalismo religioso, las comunidades territoriales….y finalmente una tercer tipo de identidad “proyecto” que es aquella producida por los propios actores sociales hecha a base de los materiales de los que disponen mas a mano.

Cuando algunos de los entrevistados manifiestan que la práctica de su deporte se ha acabado convirtiendo en “una forma de vida” nos ha sugerido una fuerte conexión con este tercer tipo de identidad de proyecto. Así el deporte que hasta la modernidad eran solo un hobbie o una parte del tiempo libre, en la actualidad esta pasando a convertirse también en un “un estilo de vida” para determinadas personas.

1.Garcia Ferrando, M; Puig, N.; Lagardera F. 2002. Sociología del deporte. Alianza Editorial. Madrid.
2.Maza G., Parramon R. (2004) : Habitus. Video instalación.Exposición Quorum.Comisaria Rosa Pera. Sala Gran “La Capella”. Ayuntamiento de Barcelona.
3.Bourdieu P.(2002) : La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Mexico,Taurus.
4.Bourdieu, P.(2002) : Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción. Barcelona. Anagrama.
5.Castells, M (2002) : La era de la Información. Vol II. Madrid Alianza Editorial. p. 28

Barcelona Marzo 2007.